El año 2018 ha sido conocido por sus altibajos, pero ha estado muy marcado por unas tendencias únicas. 

Chaquetas largas, mochilas y estampados especialmente coloridos se han visto en todas partes desde las pasarelas hasta  por las calles. ¡Incluso cuando  no ha hecho especialmente calor, la vestimenta ha sido llena de color y de alegría! Y como prueba, el color de este año es el Ultra-Violet, que está vinculado al movimiento de sufragio de las mujeres, así como de los derechos LGBTQ.


La palabra alemana Zeitgeist «El espíritu o estado de ánimo definitorio de un período particular de la historia, como lo demuestran las ideas y creencias de la época». Hay formas en que las tendencias de la moda de este año se han reflejado en los cambios sociales, políticos y económicos y en cómo han impactado a la población.

Este año, hemos estado viajando más, nuestros ingresos han aumentado, hemos retrasado la compra de una casa y hemos empezado a crear una familia.

Con el avance de la nueva tecnología, hemos visto ropa que ha ido desarrollando nuevas propiedades técnicas en todos los segmentos de confección, joyería e incluso equipaje.

También nos hemos vuelto más exquisitos, en términos de saber exactamente dónde se fabrica la ropa que compramos y si se respetan los problemas sociales y ambientales. Esto se ha demostrado a través de marcas como Gucci diciendo “no más” a los artículos de piel. Por lo tanto, las marcas que tienen una imagen auténtica de respetar los problemas relacionados con el medio ambiente tienen más posibilidades de destacar.


La ropa deportiva ha estado muy de moda, pero va más allá de los equipos deportivos. La ropa de calle, el street style, puede haber sido una de las tendencias más importantes en lo que va del año, con influencias como Virgil Abloh para Off-White y Kanye West para Yeezy y la colaboración de Supreme con Louis Vuitton.


                        

Sin embargo, a pesar de la inestabilidad y los conflictos, optamos por la ropa vibrante y colorida. Nuestras técnicas de mercado también han usado colores fuertes para las afirmaciones positivas, especialmente el color amarillo, que ha sido una gran tendencia ya que es el color complementario de la púrpura. El amarillo también es importante para combatir las preocupaciones globales, políticas y sociales por su simbolismo alegre.

Las tendencias que seguiremos viendo son prendas unisex extragrandes, oversized, así como mangas extremas y dobladillos asimétricos.


Con la boda del príncipe Harry y Meghan Markle, la ropa nupcial también fue una de las principales tendencias, con mangas, capas y plumas, las cuales, se han podido ver en las pistas de Saint Laurent.


Los fanáticos del arte también muestran a este “zeitgeist” en sus compras de arte. El año 2018 ha demostrado que nos hemos vuelto más independientes y tenemos hambre de ampliar nuestro conocimiento y nuestra comprensión de este mundo. Por lo tanto, los compradores buscan arte que les ayude a comprender lo que no pueden entender al resaltar las historias que se relacionan con ellos personalmente.

Nuestra percepción del arte ha cambiado sobre la objetividad de la naturaleza a la subjetividad completa, la que percibimos una obra de arte de la manera que elegimos a través de nuestros sentimientos y experiencias de vida.

¡De la misma manera en que la moda se está convirtiendo  en una forma de descubrirnos y vestirnos para poder mostrar quiénes somos, nuestra ‘segunda piel’!